AuthorJulio

¿Por qué vivimos en pareja los gays?

Seguir un ideal de pareja es una atada de manos inmediata y una privación a la libertad de expresión.

Lo más maravilloso del postmodernismo es que por fin en la historia de la humanidad hay tantas verdades como ambientes en el mundo. Es una era en la historia en donde podemos justificar nuestra forma de vida casi al 100%, seamos como seamos.

Muchos somos los que intentamos lograr una inclusión entre los seres humanos casi absoluta, que con suertes eventuales, hemos logrado acercarnos cada vez más. Por lo menos en ciertos sectores la libertad de expresión ya es un derecho humano, y si no cumplimos con las reglas establecidas por la sociedad, generalmente conservadora, ya tenemos una justificación válida para para decir por qué somos diferentes los gays, y lo mismo para miles de diversas comunidades y culturas.

Les comento esto porque a pesar de la globalización en el mundo y los avances en sexualidad, algo que ha sobrevivido y se mantiene vigente casi como las cucarachas, es el concepto de vivir en pareja. Hay menos justificaciones para que las personas que por cuenta propia deciden vivir solos, o que deciden vivir en tríos, o tal vez más.

La pareja es un compromiso que nos brinda una gran estabilidad y valor como personas. Quien vive en pareja, por lo menos al principio de la relación se percibe feliz, como que está haciendo una de las cosas básicas que se deben hacer en la vida.

Para entender por qué hacemos esto los seres humanos gays, hay que hablar sobre una de las dimensiones protagonistas en sexualidad, que a veces ni nos damos cuenta que la expresamos a diario, que nos acompañan minuto a minuto en todas nuestras experiencias. Me refiero al área social de la sexualidad. Esta es el escenario en el que nos desenvolvemos, de donde percibimos todas las imágenes y significantes que nos van dejando ideas de cómo debemos o queremos ser, todo lo que tiene valor o no en la vida.

Es en este escenario cuando de entrada los gays vemos que nadamos contra corriente, que nos gustan otros hombres y nos enamoramos de ellos, no se uno, de miles en el transcurso de la infancia hasta el día de hoy. Lo vivimos en silencio, de una manera muy personalmente placentera y cada vez desarrollándose a gustos más específicos. Por eso habemos tantos tipos de gays, tantas subcomunidades dentro. Y aún así, casi todos vemos en la pareja un complemento que nos hará bien. ¿Por qué?

En ningún lugar está escrito que los seres humanos tengamos que vivir en pareja, mucho menos los gays, pero la tendencia es casi obligatoria. Y es aquí cuando podemos captar la fuerza de la dimensión social de la sexualidad, la misma cultura, la educación, la historia, la familia casi siempre están de acuerdo a que vivir en pareja es mejor, es lo que está bien. Lo escuchamos desde que tenemos de razón.

En mi opinión, solamente existe una justificación real por la cual los gays vivimos en pareja: la autoestima. Repito, real y no social. Los humanos somos una raza dependiente, si nuestra mamá, papá o sustituto no nos atienden por lo menos antes de los 5 o 6 años, morimos. De esta manera empieza el desarrollo de la mente, y hace que los niños dependan de alguien.

No quiero entrar en mucha psicología, pero sí es importante entender que madurar esta parte es un gran reto. Entender que somos únicos, que somos solo uno en miles de millones de habitantes en el mundo y que todos valemos lo mismo no es cosa fácil. Quedarnos solos no es cosa fácil, entonces esa sensación de pérdida de la exclusividad nunca vuelve a ser la misma, hasta el día que nos enamoramos.

Cuando nos enamoramos existe una regresión ciertamente cómica; hablamos en diminutivo, como si fuéramos el bebé del que hablaba anteriormente, y aparece de nuevo esta sensación de bienestar por sentirte exclusivo, aunque sea solo para esa persona: la pareja es lo más bonito que te puede suceder en la vida, se convirtió en un concepto que todos anhelamos. No queremos quedarnos solterones, solos.

De por sí los gays, por lo general, sufrimos de algún retraso de desarrollo  sexual por ser diferentes a la mayoría de las personas, aún más la falta de compañía se convierte en algo muy necesario.

Lo interesante de todo esto es que, a pesar de que a muchos gays nos guste vivir en pareja, las fantasías sexuales, el erotismo, el deseo, los amores jamás dejarán de aparecer de manera general dentro de nuestras mentes, es parte de nuestra naturaleza homosexual. Siempre habrá deseos, excitaciones que se tienen desde siempre, amores platónicos. Pero si esto se expresa puede ser una amenaza fuerte para los integrantes de la pareja y su evolución.

Es por eso que quisiera compartir esta necesidad de maduración, de aprendizaje de la pareja. Si tú eres una de esas personas que viven en pareja, que desea una pareja o que tiene planes de tenerla, lo mejor es entender que la vida sexual de tu pareja nunca va a ser igual a la tuya, y que siempre va a tener su forma de ser al igual que tú.

Yo no en contra de vivir en pareja, al contrario, me gusta. Lo que trato de compartir es que esta no debe seguir los lineamientos establecidos por la cultura o la educación, de eso se trata la inclusión. No de que se comente: los gays también viven en pareja, ellos también pueden. Como si se otorgara el derecho por los no gays. Vivir de este modo tiene como consecuencia las formas de los no gays. La fidelidad, la exclusividad absoluta, la boda, la luna de miel, el anillo de compromiso y muchas otras más.

Es muy humano y hermoso sentirte acompañado y amado. Pero eso difícilmente va a cambiar a tu pareja. ¡Si cada cabeza es un mundo, cada pareja es una galaxia! Entonces todos podríamos vivir de a cuerdo a nuestros valores, a nuestra autenticidad.

Siempre el éxito de un gran amor y una pareja trascendente será el respeto a la forma de ser del otro, así pueden crecer juntos, aprender uno del otro, divertirse con lo que trae el otro en su historia y persona.

Por el contrario, seguir un ideal de pareja será una atada de manos inmediata y una privación a la libertad de expresión. Porque si no coincidimos con la regla, en automático pensaremos que estamos mal, creyendo que somos malos y que somos desleales.

Los invitamos a reflexionar en esto, vivir en pareja es tu derecho, pero vivir solo, con el perro, con el amigo, con tres, con 10, también lo es. Aunque ese ya es otro tema.

Dr. Juan Antonio Rodriguez Higuera.

 

 

 

 

¿Que vuelve activo o pasivo en el sexo a un hombre gay?

El rol sexual entre gays provoca todo un enigma en las curiosidades del mundo erótico de los hombres que tienen sexo con hombres, y es que a través de los años pareciera que surge un desarrollo cultural en donde dependiendo del rol se tiene un valor distinto en la forma en cómo nos relacionamos.

Ni el pasivo tiene que ser de menor tamaño y femenino, ni el activo debe tener un pene de 22 centímetros y ser grande, esos son estigmas y merece la pena eliminarlos con el objetivo de vivir nuestro erotismo de forma autentica y divertida.

Para poder comprender loe roles sexuales entre los gays es necesario conocer uno de los aspectos más básicos de la sexualidad: la respuesta sexual humana (RSH).  Éste fenómeno provoca cambios en el cuerpo y la mente que nos permite percibir los estímulos que nos hacen capaces de recibir placer en el momento de relacionarnos sexualmente con otros. Para fines didácticos la RSH la dividimos en tres: Deseo, excitación y orgasmo ( de éste último no hablaremos en esta ocasión).

El deseo es un evento principalmente mental, está en el cerebro . Aquí se adquieren, desarrollan y manifiestan las fantasías sexuales que a cada persona y de manera individual le despiertan las ganas de tener una experiencia erótica, que puede ser individual a manera de masturbación o compartida con otras personas. Dentro del deseo está el código (entre muchas otras actividades sexuales) de anhelar ser penetrado o penetrar, dependiendo de las experiencias recopiladas a lo largo de la vida sexual activa. Es decir, si un hombre gay tuvo un desarrollo erótico en la infancia, adolescencia o adultez donde el estímulo anal y/o penetrativo formó parte de sus primeras experiencias y estas fueron placenteras, lo más lógico es que su expresión sexual de vida vaya acompañada con numerosas fantasías en donde algo o alguien estimule o penetre su ano, o sea un pasivo en potencia. Por su parte un activo seguramente obtuvo los estímulos opuestos, donde la estimulación anal no fue placentera o fue dolorosa, y entonces su deseo sexual está predominantemente impulsado por estímulos en otras partes del cuerpo, que por lo general el pene tiende a ser uno de los más eróticos por excelencia, y en la práctica erótica pretende introducirlo en el orificio que mayor satisfacción le ofrezca, ya sea en la boca, ano, juguete, etcétera. El deseo sexual es pues, uno de los protagonistas para que una persona se considere activa o pasiva. Un hombre que es penetrado sin desearlo muy seguramente será lastimado o no lo pasará bien.

La excitación sexual (segunda fase de la RSH) es un evento enteramente físico. Se manifiesta por estímulos y sensaciones físicas. Los órganos de los sentidos tienen un papel protagónico. Existen cambios en el cuerpo cuando nos enfrentamos a una actividad erótica. En los hombres lo mas evidente es la erección del pene, pero existen muchos otros eventos en el cuerpo que cambian, por citar algunos está el aumento de la frecuencia cardíaca, el rubor facial, el aumento de la frecuencia respiratoria, aumento de la temperatura entre otros. La musculatura pélvica también sufre de algunos cambios, curiosamente el esfínter anal (que es un músculo) tiene miles de terminales que pueden ser o muy placenteras o muy dolorosas. En un hombre pasivo, aunado a su deseo por ser estimulado analmente, se desarrolla una musculatura de ésta área, permitiendo la introducción del pene, un dedo, un juguete y hasta un puño a veces.

Como podemos analizar el deseo aunado a una excitación en un pasivo genera dicha relajación. Por el contrario un activo jamas podrá gozar de un fenómeno ta, ya que la idea de ser penetrado en lugar de despertar excitación, genera angustia y malestar, provocando una contracción aún más fuerte que la que se maneja en estados basales y por lógica pérdida de la erección.

Por su puesto que existen tantos códigos eróticos como estrellas en el cielo, y como seres humanos somos realmente únicos en nuestros gustos y preferencias en la sexualidad.

También existen los bienaventurados que llamamos versátiles o inters en sonde ambos roles les vienen bien. En la gran mayoría de los versátiles hay preferencia por alguno u otro rol. En estos casos pueden existir preferencias, tales como que un hombre más grande puede generar el deseo de ser pasivo, y esta misma persona al ver una persona delgada le provoque querer ser activo, y así miles y miles de mezclas más.

Y por supuesto también existen los hombres que sencillamente la penetración en ninguna de sus presentaciones les provoca placer. Así es la diversidad sexual.

No podemos dejar de hablar de un aspecto importantísimo en el juego de roles entre el sexo gay, el ámbito social. Existe un gran estigma imposible de eliminar hasta la fecha de eliminar en torno al tema. Ser pasivo por lo general trae consigo una connotación ciertamente discriminatoria.  “La pasiva” es un término común para minimizar en broma o en serio. En mi opinión son los rezagos que quedan del machismo, porque por supuesto que existe machismo entre gays.

Lamentablemente hay quien cree que ser pasivo demerita la masculinidad de un hombre, y pienso que por lo mismo muchos hombres inhiben su erotismo y no se permiten tener experiencias como pasivo aunque así lo deseen. Está de más comentar que esto es una falacia. Un hombre pasivo sencillamente goza de ser penetrado por el ano y no tiene nada que ver con su desarrollo de identidad de género, es más, no tienen ni siquiera que ver con su orientación sexual, hay muchos heterosexuales deseosos de ser penetrados por sus mujeres.

¿Hay más pasivos que activos? No lo se, es una duda que inquieta a muchos y me lo preguntan frecuentemente así que me di a la tarea de hacer una especie de investigación con mis pacientes gay y los de algunas asociaciones, basado en las historias clínicas y sin ser un porcentaje específico el que les comparto el resultado es que aproximadamente el 40% refieren ser versátiles (con su gran gama de variantes), el 25% activos exclusivos y el 35% pasivos exclusivos. Con este conteo general no me atrevería a decir que existen más pasivos que activos ya que muchos de los versátiles escogen en las muchas de sus relaciones ser receptivos, o viceversa, habrá que hacer un estudio más detallado, aunque creo que el objetivo siempre será mera curiosidad, ya que el valor como persona no nos la da el rol sexual, si no miles de de otros aspectos en la vida.

Queridos lectores, espero les haya servido este mensaje para entender mejor lo que pasa con los roles sexuales entre gays. Algo que me queda a mi como reflexión es que si dentro de nuestros deseos tenemos ganas de hacer algo específico y esto no daña a nadie, atrévanse a experimentar, atrévanse a jugar, a divertirse con las locuras que traen en mente.

Dr. Juan Antonio Rodriguez Higuera.

 

   

Subasta Arte Vivo 2016

180

La Subasta de Arte Vivo se llevó a cabo el pasado 9 de Noviembre del 2016, donde galeristas, curadores, expertos en el arte y artistas plásticos se unieron para dar vida a este nuevo episodio en la Ciudad de México. En donde fueron exhibidas 160 obras y 23 adendas en la sala C del Museo de Arte Moderno.

En esta ocasión se tuvo el honor de contar con Cuba como país invitado, siendo Fidel Antonio Orta el Consejero Cultural  de la Embajada de Cuba en México el encargado de acompañarnos a través del arte con 10 de sus máximos exponentes, y los padrinos de Arte Vivo 2016: Maestro Francisco Toledo; madrina y padrinos impulsores: Maestra Carmen Parra, Maestro Arq. Marcos Mazari Hiriart, Maestro Arq. José Luis Cortés Delgado; Padrino Fundador de Arte Vivo: Sr. Eugenio López Alonso.

El museo abrió sus puertas a las 20:00 hrs. para recibir a poco más de mil personas. Durante la recepción, los invitados pudieron disfrutar de la interpretación musical de “Topete y su trova cubana”, mientras recorrían los pasillos del museo en donde se encontraban a los diversos stands de los patrocinadores de esta edición como Excel Servigráficas, promoción cultural y artística de Cuba; y barras donde se ofrecieron cócteles por parte de Bar Tailors, Amores y Casa Cuervo, los bocadillos fueron servidos por Champs Elysées y la Trainera.

Previo a la puja, se reprodujo un video con testimonios de diversas instituciones civiles, exponentes del arte, celebridades como la Dra. Andrea González, la Dra. Patricia Uribe, Mtro. Francisco Toledo, Guillermina Pilgram, Sofía Sánchez Navarro, Sasha Sokol y por su puesto beneficiarios, quienes avalaron el trabajo de México Vivo e instaron a los asistentes a continuar apoyando la labor de la Fundación a través de la adquisición de una obra de arte.

La puja de las 183 obras estuvo a cargo de Alejandro de Beraza, quien nos acompaña desde hace varios años como martillero de la subasta de Arte Vivo, la cual dio comienzo a las 21:30 hrs. Donde las 109 paletas registradas estaban listas para participar uniéndose a esta causa una vez más.

Es a través de este evento y gracias a las personas que nos apoyan año con año que la Fundación consigue operar, a través de los servicios de Centro comunitario de salud sexual y detección DETECTA, Generación Viva, programas educativos en salud sexual para estudiantes, docentes, padres de familia, prestadores de servicio social, personal migratorio y empresas.

120

Generación Viva

taller ok

Gracias a las empresas e institutos que hacen la diferencia aportando y sumando a esta gran labor, talleres, convenciones y conferencias nos permitieron llegar a una población directamente beneficiada de 5862 personas.

Ecu World Wide: 70 empleados. Clínica 43: 15 empleados. M.A.C: 320 artistas. Colegio Bachilleres No. 17: 300 jóvenes. Escuela Reino Unido de la Gran Bretaña: 35 padres y madres de familia. INJUVE: 1727 jóvenes. Escuela Secundaria Técnica No.70: 1028 estudiantes. Museo de Arte Moderno: 10 empleados. Instituto Nacional de Migración: 45 migrantes y 45 mujeres con vulnerabilidad de embarazo. Escuela Diurna No. 78: 600 jóvenes. Clínica 10: 600 jóvenes. Cultura Colectiva: 10 empleados. Delegación Miguel Hidalgo: 25 personas. Fundación Jesús Garcia Figueroa: 24 estudiantes, 8 madres y padres de familia. Clínica No1: 500 personas.

Colaboraciones para un México vivo.

injuve ok

Fotografía: @MaferINJUVEDF

En conjunto con Fundación Azteca iniciamos un programa piloto de educación integral en sexualidad, en el cual hemos dado talleres a orquestas juveniles en la Ciudad de México, beneficiando a una población de 100 niñas y niños, y de 50 padres y madres de familia.

Con Injuve CDMX estamos colaborando con las conferencias de Generación Viva enfocado a prevención de embarazo adolescente, beneficiando a una población de 10,000 jóvenes y repartiendo 50,000 folletos con información para la salud. De igual forma iniciaremos talleres con PROCDMX.

Plantel Azteca y México Vivo comprometidos con la educación integral en sexualidad de nuestra juventud, culminamos un proyecto capacitando a 25 estudiantes para replicar taller vivencial, beneficiando a una población de 3700 estudiantes de secundaria y preparatoria.

En la Red por la Educación de Cemefi colaboramos para el primer foro “Educación de calidad para la formación de una ciudadanía responsable” con el objetivo de buscar y proponer opciones de mejora para la educación en México”.

Lipton ha desarrollado una aplicación móvil que nos permitirá a las organizaciones de la sociedad civil contar con el apoyo de voluntarias y voluntarios, de esta manera podrán elegir realizar tareas que no requieran más de 3 horas.

Breakfast abre sus puertas a México Vivo y Arte Vivo prestando sus instalaciones para reuniones y eventos de la Fundación, de igual forma estarán donando inmobiliario para nuestras instalaciones.

Cultura Colectiva se une al movimiento de Arte Vivo sumando esfuerzos a través del arte, impulsando nuevos talentos y futuros proyectos de la Fundación.

© 2018 BLOG MÉXICO VIVO

Theme by Anders NorenUp ↑